In Seguros de salud

Algo que puedes pasar por alto pero que debes valorar es la contratación de un seguro de salud sin copagos. En este artículo vamos a darte información sobre estos seguros.

Tipos de seguros de salud

Dependiendo de tus necesidades, tendrás que elegir una tipología u otra. Pero para tomar una decisión acertada debes conocer a fondo las características de cada tipología.

Con copago

Con esta modalidad de seguro pagarás una cuantía más baja al mes, pero cada vez que acudas a la visita del médico tendrás que abonar una cantidad determinada. Normalmente, suelen ser un importe bajo por lo que no se trataría de un coste adicional exagerado.

En cualquier caso, debes valorar si te merece la pena este o la modalidad sin copago.

Sin copago

En este caso, se fijará una cuota mensual dependiendo de tu salud, tu edad y tu historial médico y esto será lo único que pagues. No importa que vayas a la consulta todas las veces que lo necesites ya que no tendrás que pagar nada adicional al precio de tu cuota.

Normalmente, esta es la mejor opción porque si desarrollas cualquier enfermedad en la que precises numerosas visitas médicas, puede ahorrarte un dinero frente a la modalidad con copago.

Con carencia

Debes tener mucho cuidado con este factor. En muchas ocasiones, las compañías incluyen en la letra pequeña un periodo de carencia según el cual durante un tiempo determinado no van a cubrirte ningún gasto médico.

Si te vas a hacer el seguro para algo concreto en un plazo corto de tiempo, tendrás que asegurarte de que no te incluyan esta cláusula en el contrato.

Sin carencia

Esta modalidad comenzará a cubrir tus gastos médicos desde el primer minuto desde que firmes la póliza.

De cuadro médico

En este caso, cuando acudas a la clínica, pasarás tu tarjeta y a final de mes esta te mandará una factura con el precio añadido que deberás pagar en caso de copago y si no la pagará el seguro. Pero en el momento de entrar, no pagarás nada.

De reembolso

En este caso, sí pagas al llegar al mostrador. Pero guardándote la factura y presentándola a tu aseguradora, esta te devolverá lo que has pagado o un porcentaje, dependiendo de si la modalidad es con reembolso parcial o total.

Ventajas del seguro de salud sin copagos frente a la sanidad pública

Las ventajas de tener un seguro de salud privado son bastante claras. Sobretodo si tu póliza es sin copago. Esto se debe, en gran parte, a que recibes una atención más rápida y ágil en la sanidad privada que no en la pública.

No habrá listas de esperas, ya que habrá citas libres para ti siempre que lo necesites. Los resultados de las pruebas serán mucho más rápidos ya que no hay la masificación propia de la seguridad social.

Y, por último, tú mismo podrás elegir a tu doctor siendo siempre el mismo el que te atienda. Esto permite dar un servicio más personalizado y cercano que, en temas de salud, es muy importante.

Así pues, no lo dudes más y hazte un seguro de salud sin copagos para cuidar de lo más importante que tienes: tu vida. Consúltanos para encontrar el que más se adapte a tí y a los tuyos, o calcula tu seguro a través de nuestro asesor online.